Observacom
Blog Brasil Opinión

Ivar Hartmann de FGV de Brasil: el filtrado de contenidos de plataformas de Internet debe seguir “criterios democráticamente legítimos”

La censura de Twitter a las publicaciones del Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en las que incentivaba a poner fin al distanciamiento social frente al COVID19, ilustra el gran poder que las plataformas acumulan para definir sobre la circulación de discurso, sostiene Ivar Hartmann, profesor y coordinador del Centro de Tecnología y Sociedad de FGV Derecho Río.

“Estas empresas acumulan un poder muy grande sobre la libertad de expresión en las democracias contemporáneas y la censura al presidente Bolsonaro ilustra eso -independientemente que el lector pueda acordar o discordar con el mérito del post específico. Tan importante como combatir las fake news es garantizar que eso se haga según criterios democráticamente legítimos”, plantea Hartmann en su columna publicada en Folha de Sao Paulo, “Combate a fake news requer critérios democraticamente legítimos”.

De acuerdo con el profesor del FGV este episodio presenta un desafío para dar un debate sobre el rol de las plataformas y sus procedimiento para decidir qué se censura y qué no en las redes sociales.

“No existen en Brasil obligaciones de transparencia sobre la cantidad de decisiones que ellas toman sobre remoción de posts. No tenemos ni siquiera las herramientas para dimensionar el problema… Es por ahí que debemos comenzar”, apunta Hartmann.

Frente al uso de herramientas de filtrado automático de contenidos, señala la centralidad de establecer mecanismos de transparencia y rendición de cuentas del accionar de las redes sociales, así como mecanismos de apelación de sus decisiones por parte de los usuarios.

“Es indispensable que haya estadísticas generales para el público, así como los fundamentos de la decisión específica para la persona censurada. Deben también garantizar que esa persona pueda accionar un sistema interno de revisión de esa decisión, lo que es especialmente pertinente cuanto más decisiones de remoción son hechas o provocadas por máquinas”, propone.

“Las plataformas de medios sociales no pueden seguir centralizando la decisión sobre la circulación de informaciones y opiniones entre la mayoría de población de Brasil y del mundo sin cualquier accountability”, concluye.

ENLACES RELACIONADOS:

OBSERVACOM alerta sobre el impacto para la libertad de expresión de la censura algorítmica de plataformas en tiempos de COVID-19

Sitios web de desinformación reciben publicidad por US$ 76 millones al año en Europa. Google aporta el 60% del total

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)