Observacom
Actualidad - Global

Regulación sobre moderación de contenidos en las agendas de varios países desarrollados

El debate regulatorio sobre moderación de contenidos en redes sociales cada vez más es un asunto importante en América Latina pero también se pone en el centro de la agenda 2020 en varios países de otras regiones del mundo.

La aparición de distintos documentos de política como los del Reino Unido y la reciente presentación de recomendaciones del gobierno de Canadá (reforma amplia que incluye, entre otros aspectos, recomendaciones en materia de Internet) que ya hemos publicado en OBSERVACOM dan cuenta de ello. A estos casos también se suman los de Australia e Irlanda.

El gobierno irlandés lanzó su proyecto de ley de seguridad en línea y regulación de medios. Esta iniciativa responde a la necesidad de implementar en el país las nuevas medidas aprobadas en la Directiva de Servicios Audiovisuales y seguridad online.

Con este proyecto se disolvería la Autoridad Irlandesa de Radiodifusión y se crearía una nueva autoridad “multi-persona”, la Comisión de Medios. Uno de los miembros de esta Comisión sería el Comisionado de Seguridad Online.

Este Comisionado, designado por concurso público, sería responsable por la regulación de las plataformas de servicio de intercambio de video y de un amplio rango de servicios como redes sociales, foros públicos, juegos en línea, servicios de comercio electrónico, servicios de comunicaciones privadas online, buscadores, ISPs y proveedores de almacenamiento online. De todos ellos, el Comisionado se centrará en los servicios más grandes o que más riesgo representan en términos de exposición de la población a contenidos dañinos.

Entre las funciones del Comisionado están: designar servicios y categorías para regular, establecer códigos de seguridad y definir cuál aplicar a cada servicio online, velar por el cumplimiento de los procesos y aplicar sanciones -incluidas sanciones financieras-. Es decir, que no es una única respuesta igual para todos los servicios, sino que se busca abordarlos en función de su tamaño y modelo de negocio.

El Comisionado crearía una serie de categorías de contenido dañino, tales como aquellos cuya diseminación configura una ofensa criminal, el cyberbulling, contenidos que promueven desórdenes alimenticios, y aquellos que incitan al suicidio o a infringirse daño, entre otros.

Por su parte, Australia presentó en diciembre de 2019 su documento “Online Safety Legislative Reform”, que estuvo sometido a consulta pública hasta el 19 de febrero de 2020.

Este documento propone que se aplique un esquema de seguridad online a distintos tipos de proveedores de servicios en línea (de distinto tamaño, además de los ISPs y grandes plataformas de redes sociales) y contempla un amplio rango de distintos tipos de daños.

De acuerdo con la organización Global Partners Digital (GPD), el documento tiene una serie de aspectos positivos, pero otros plantean riesgos para el derecho a la libertad de expresión en línea.

Entre los aspectos positivos, GPD celebra la decisión del documento australiano de reconocer que los distintos tipos de daños requieren diferentes respuestas en lugar de una aproximación única para todos.

El documento reconoce tres categorías de daños: para el contenido terrorista y de violencia extrema, el Comisionado de eSeguridad podría bloquear dominios por un tiempo limitado; para contenido abusivo (ofensa criminal, intercambio no consensuado de imágenes íntimas, abuso infantil), podría ordenar la remoción de contenido; en tanto para otras formas de contenido ilegal y nocivo (como pornografía), se pedirá a las compañías que desarrollen códigos de prácticas con foco especial en la protección de la niñez.

Un aspecto central del documento que destaca GDP es que el proceso de toma de decisiones para determinar si una pieza particular de contenido es ilegal o no, estará a cargo de un órgano público -el comisionado de eSeguridad- y no en manos de las plataformas.

Además, el documento contempla que esta agencia ordene la presentación de reportes de transparencia a las empresas para que den cuenta de su cumplimiento de las expectativas básicas de seguridad digital (BOSE, por sus siglas en inglés). Esto es, una guía voluntaria y no vinculante elaborada por el gobierno. El incumplimiento de esos principios rectores tendrá sanciones civiles, pero el Comisionado no tendrá en esos casos el poder de remover el contenido sino que las plataformas serán las responsables de desarrollar e implementar códigos de conducta para abordarlos.

Más allá de estos aspectos, GPD advierte una serie de propuestas en el documento que podrían limitar la libertad de expresión, principalmente, la organización considera que el reconocimiento a la garantía de libertad de expresión es insuficiente y que la iniciativa no contempla de mecanismos de apelación a las decisiones del Comisionado de eSeguridad.

En relación al reconocimiento a la libertad de expresión, GPD nota que, dado que Australia no cuenta con una protección constitucional o legislativa de la protección de libertad de expresión, es crítico que la nueva legislación contenga expresas y efectivas protecciones al respecto.

Otro de los temas que podrían poner en riesgo la libertad de expresión es que si bien, como fue mencionado, hay una clara distinción sobre tipos de contenidos, el documento de Australia permite al gobierno determinar nuevas formas de “contenidos seriamente dañinos” pero no hay claridad sobre que esas nuevas formas refieran a contenidos ilegales, lo cual permite mucha discrecionalidad al respecto.

ENLACES RELACIONADOS:

David Kaye prepara informe sobre cómo regular contenidos en Internet de acuerdo con estándares de derechos humanos

Gobierno de Reino Unido plantea extender competencias de OFCOM para regular plataformas de Internet

Panel de expertos recomienda al gobierno de Canadá importantes reformas para modernizar el marco legal de comunicaciones y alcanzar a las plataformas

Aportes para una regulación democrática de las grandes plataformas que garantice la libertad de expresión en Internet

 

Imagen destacada: Pixabay

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)