Convergencia 3.0 traerá “supercompetidores”, un puñado de jugadores globales integrados verticalmente y diversificados, dice PwC