Gigantes tecnológicos adquirieron más de 500 compañías en la última década a pesar de la regulación antimonopolio