Observacom
Análisis - Brasil

ANCINE de Brasil propone un marco regulatorio específico para servicios VoD

Análisis por Ana Bizberge (*)

La Agencia Nacional de Cine (ANCINE) de Brasil abrió una consulta pública sobre el documento “Análisis de Impacto Regulatorio para el mercado de video bajo demanda (VoD)”, que incluye una serie de recomendaciones para la regulación de servicios audiovisuales por Internet.

El informe de consulta actual retoma varios aspectos de los trabajos iniciales realizados por el organismo hace casi cuatro años, que se materializaron en el documento de directrices publicado en diciembre de 2015 y luego ampliado en mayo de 2017.

Así, a pesar de los cambios de gobierno y autoridades al frente de ANCINE se advierte una continuidad en relación a temas como el modo de tributación, que privilegia el establecimiento de un porcentaje en función de los ingresos de las plataformas; la necesidad de adecuación de las actividades de las plataformas a la legislación brasileña (problema de jurisdicción); así como la importancia de revisar las normativas de ANCINE aplicables al VoD para actualizar definiciones y establecer un tratamiento específico.

También se retoman en el documento las previsiones en torno a la obligación de entrega de información sobre oferta y consumo de catálogo por parte de las plataformas que ofrecen servicios audiovisuales y previsiones sobre cuotas de contenido brasileño y brasileño independiente (aunque con un poco más de distancia con la propuesta anterior, en este caso).

Sobre el modo de tributación, la actual propuesta de ANCINE menciona que “se debe prestar atención a la capacidad contributiva de los agentes y la consecuente posición de neutralidad en la disputa entre servicios y segmentos, apuntando a un modelo que se adhiera a la flexibilidad actual de los servicios y la fluidez de las relaciones entre los segmentos y potencialmente eliminar las distorsiones en el modelo actual. Sin embargo, la modelización del sistema debe sopesarse con elementos de progresividad, o incluso exención de las transacciones de menores ingresos, la posible participación de la regulación de pagos para gravar las transacciones comerciales nacionales y extranjeras, y otros instrumentos reguladores para inclusión más adecuada de publicidad”.

De este modo, la propuesta se distancia de los acuerdos alcanzados el año pasado por el Consejo Superior de Cine (CSC), órgano que forma parte del Ministerio de Cultura y se encarga de la elaboración de directrices para el desarrollo de la industria audiovisual.

Cabe recordar que el CSC no logró elaborar una propuesta consensuada entre sus miembros sobre cómo regular a los servicios VoD para enviar al Congreso. Sin embargo, la única propuesta aprobada de forma unánime fue que las plataformas deberían aportar al fondo audiovisual CONDECINE a través de un modelo híbrido, que permitía que los proveedores eligieran si aportarían en base al tamaño de su catálogo o mediante tarifa plana por cantidad de suscripciones o transacciones.

Entre las recomendaciones del documento actual de ANCINE que aparecen como novedad respecto de los trabajos anteriores, se destaca la sugerencia de incluir en la regulación servicios como catch up TV (cuando los canales de TV abierta tradicionales ponen a disposición su programación lineal en la web).

Sobre esto es importante entender el contexto del debate nacional, ya que actualmente se desarrolla un importante debate en torno a los proyectos que tramitan en el Congreso para modificar la Ley de Servicios de Acceso Condicionado (Ley SeAC) -o Ley de TV paga- para eliminar la propiedad cruzada entre distribuidores y productores de contenido, que permitiría resolver asuntos como la denuncia de Claro contra Fox por ofrecer contenidos a través de Internet de forma directa al usuario (lo que según la telefónica lo convierte en distribuidor y la participación en ambos segmentos está expresamente prohibido en la normativa), así como también la fusión entre AT&T y Time Warner en Brasil.

Como ha publicado anteriormente OBSERVACOM, las cámaras empresarias que representan a las emisoras comerciales de TV abierta estarían dispuestas a apoyar las modificaciones a la Ley SeAC en la medida que los servicios prestados por Internet se consideren como servicio de valor agregado y no como servicio audiovisual ya que, desde su perspectiva, la Ley SeAC crearía “barreras artificiales” al transportarse al ambiente de Internet.

También las empresas de telecomunicaciones están interesadas en que se modifique la normativa de TV paga para profundizar el desarrollo de su modelo OTT.

En este escenario, la propuesta actual de ANCINE plantea que se realice un marco específico para regular los servicios VoD: “es recomendable que el marco regulatorio para VoD sea implementado por un estatuto jurídico único que trate la variedad de temas que involucra el servicio”, señala el documento. En este sentido, la propuesta incluiría los servicios VoD que prestan las plataformas, empresas de telecomunicaciones y también a los servicios de las televisoras tradicionales en Internet.

Sin embargo, la agencia plantea que las reglas actuales de propiedad cruzada podrían aplicarse también al ambiente de servicios VoD. “Los límites de propiedad cruzada establecidos por la Ley de TV de paga 12.485 también son una referencia para VoD… En el caso de VoD, al evaluar este modelo debe tenerse en cuenta que, debido a las diferencias entre este mercado y el mercado de la televisión de pago, la prestación del servicio podría incluso ser realizada por las empresas de telecomunicaciones, los propietarios de la infraestructura, siempre que los catálogos se organicen de forma independiente. Las empresas también pueden actuar como tiendas VoD transaccionales o en paquetes de servicios y catálogos de otros proveedores, como lo hacen actualmente. En cualquier caso, los intereses comerciales de la compañía compiten para ampliar en lugar de restringir el contenido y los catálogos”, sostiene el documento de ANCINE.

Estos aspectos, seguramente motivarán una serie de comentarios adversos durante la consulta pública por parte de aquellos que promueven la abolición de las reglas de propiedad cruzada.

Otra novedad de la consulta refiere a la recomendación de ANCINE para que la recolección de informaciones relativas a CONDECINE-remesas (la recaudación para el fondo de cine por ventas al exterior) se realice en forma directa por la Secretaría de Ingresos Federales de Brasil, que es responsable por la administración del tributo.

El planteo de ANCINE radica en que la agencia debe extender su alcance para regular el mercado de VoD, recolectar informaciones de los prestadores sobre oferta, consumo y cuotas, así como administrar los tributos relativos a CONDECINE. Aunque se desliga sólo en lo relativo a la recaudación por ventas al exterior que, desde su perspectiva, debería quedar en manos de dicha Secretaría.

Otro aspecto relevante en relación a la tributación es, por un lado, la asimetría existente entre operadores de TV paga -que pagan el impuesto estadual a la circulación de mercaderías y servicios (ICMS) que va del 10 al 15%- y los proveedores de servicios VoD –que pagan el impuesto local sobre servicios (ISS), que va del 2 al 5%. Al respecto, la Agencia realiza una comparación internacional sobre el impuesto al valor agregado en distintos países del mundo y concluye que son porcentajes mayores que los que pagan en Brasil los proveedores de servicios VoD.

“El ISS y CONDECINE son los dos tributos de mención obligatoria en el análisis de VoD. Con la inclusión del streaming de video entre las hipótesis de incidencia del ISS, los ingresos de las principales operaciones de VoD ahora están sujetos a ese impuesto municipal (alícuotas en el intervalo del 2% al 5%), en detrimento del ICMS, de ámbito estadual. Eso puede implicar una diferencia de tratamiento en relación a la TV paga. Además de eso, considerando el conjunto de tributos incidentes sobre el valor agregado o el consumo… la carga tributaria de Brasil es significativamente menor que algunas economías vecinas”, señala el documento de ANCINE.

En relación a las cuotas y criterios de promoción de contenidos audiovisuales, el documento realiza una serie de recomendaciones respecto del contenido independiente, de la inserción de contenidos brasileños en los catálogos, de cuotas para la TVoD (contenidos transaccionales) y SVoD (contenidos a demanda por suscripción), y sobre criterios de prominencia, entre otros. En algunos de estos aspectos se advierte mayor distancia respecto de los lineamientos de 2015 que postulaban, de modo general, la necesidad de cuotas, inversión directa o compra de derechos de obras y prominencia en los catálogos.

Sobre el contenido independiente, el documento actual de ANCINE sostiene que “de cara a la posición actual del VoD en el mercado audiovisual y de la expresiva internacionalización del segmento, la relación con contenidos independientes es un asunto regulatorio decisivo para el desarrollo del audiovisual del país”. Sin embargo, advierte que no hay evidencias suficientes (no a favor ni en contra) en relación a la efectividad de implementación de medidas relativas a la prominencia y la obligación de inserción de títulos en los catálogos.

En cambio recomienda la inversión privada de programadoras y proveedores en producción de contenidos independientes, dejando en un plano secundario la inversión pública. “La ecuación económica para la producción de contenidos independientes exige la participación financiera de programadoras y proveedores, pudiendo o no ser reforzada por inversiones públicas… la definición de obligaciones o incentivos públicos, en caso de ser adoptados, puede ser un elemento catalizador o multiplicador de una dinámica de inversiones. Entre las alternativas está la inversión de parte de los ingresos de los proveedores, que puede estar sujeta a la deducción fiscal, o el uso de los mecanismos de incentivo, como en otros segmentos”, sintetiza el documento.

Sobre la inserción de contenido brasileño en los catálogos, ANCINE lo desaconseja para el modelo de contenidos transnacionales (TVoD) por los altos costos burocráticos, excepto en el caso de las programadoras de TV que generalmente reproducen la grilla de los canales, donde el licenciamiento de obras independientes podría ser una oportunidad.

A diferencia del planteo para TVoD, ANCINE recomienda enfáticamente la implementación de cuotas en el sistema SVoD de modo flexible y gradual. “En VoD por suscripción tenemos una modalidad de servicio con potencial de que las cuotas puedan reproducir los efectos positivos observados en la TV… Es recomendable que para SVoD las cuotas, en caso de que sean adoptadas, sean más flexibles, permitiendo una transición gradual hasta el nivel de la oferta deseada, teniendo en cuenta la falta de evidencia sobre la adopción inmediata de ese mecanismo”, indica el documento.

La consulta pública sobre el documento está abierta a comentarios hasta el 14 de octubre. El documento completo se puede ver aquí.

 

(*) Editora de contenidos de OBSERVACOM. Directora de la Maestría en Industrias Culturales de la Universidad Nacional de Quilmes (Argentina).

 

ENLACES RELACIONADOS:

ANCINE abrió consulta pública para implementar impuesto para servicios VoD sin cambiar la normativa

No hubo consenso sobre cómo regular los VOD en el Consejo Superior de Cine de Brasil pero acuerdan que aportarán al fondo audiovisual

Consenso entre TV y telefónicas de Brasil sobre inviabilidad de modelo actual de tributación para VoD. Telefónicas demandan “simetría regulatoria” con la TV abierta

Asociaciones de radiodifusión en Brasil demandan cambios para equiparar reglas con las empresas tecnológicas

 

Imagen destacada: «Samsung 3D VoD» por ETC@USC con licencia CC BY-SA 2.0

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)