Observacom
Actualidad - México

Gran consenso en México sobre exigir a las plataformas de Internet transparencia de criterios, procesos y decisiones sobre moderación de contenidos

Representantes de gobierno, reguladores, académicos, organizaciones de sociedad civil y usuarios coincidieron en la necesidad de ampliar la transparencia de los criterios, procesos y decisiones de moderación de contenidos por las plataformas. Sin embargo, permanece abierto el diálogo sobre cómo debería ser la regulación de plataformas de Internet en México.

Esa fue una de las conclusiones que arrojó la relatoría del Seminario “Moderación de contenidos y protección de la libertad de expresión en redes sociales”, organizado por la Oficina en México de la UNESCO y OBSERVACOM , que tuvo lugar en dos encuentros realizados el 12 y el 24 de marzo del 2021.

El seminario se realizó como espacio para impulsar un diálogo de múltiples partes interesadas para identificar desafíos existentes en el tema y promover recomendaciones para una regulación en México compatible con estándares internacionales de derechos humanos.

Asimismo, el documento de relatoría del seminario -cuya realización estuvo a cargo de los investigadores Clara Luz Alvarez, João Brant y Rodrigo Gómez- tiene también como antecedente el informe de UNESCO Dejar entrar al sol: Transparencia y rendición de cuentas en la era digital, presentado en la Conferencia Mundial de la Libertad de Prensa, realizada el 3 de mayo, para conmemorar el Día Mundial de la Libertad de Prensa.

Dicho informe, junto a la relatoría del seminario organizado por UNESCO México y OBSERVACOM, constituyen un insumo fundamental para orientar la toma de decisiones en México.

Entre las principales conclusiones del ejercicio de diálogo de México se destaca que la regulación sobre procesos de moderación de contenidos por parte de las grandes plataformas de internet debe surgir de un diagnóstico riguroso y un diálogo abierto con participación de múltiples partes interesadas. Asimismo se destaca que la regulación debe basarse en los estándares internacionales de Naciones Unidas y de los organismos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

En la relatoría también se resalta el consenso que existe en torno a que los gobiernos así como empresas privadas deben respetar y proteger los derechos humanos. De ahí que se señala que en el proceso de moderación privada de contenidos se deben promover y proteger los derechos humanos, prestando especial atención a grupos vulnerables, buscando maximizar libertades.

Otra de las premisas que funcionan como punto de partida para el debate sobre la regulación de plataformas y moderación es la necesidad de reconocer diversas situaciones que pueden demandar soluciones diferentes, por ejemplo, vinculadas al tamaño y poder de mercado de las empresas, así como la naturaleza del servicio que prestan.

En el documento se advierte que “sigue habiendo posiciones diferentes sobre el énfasis a la autorregulación o a procesos de regulación pública, o aun a procesos de corregulación”.

Los acuerdos

El aspecto que generó mayores acuerdos -y sobre el que parece haber más espacio para avanzar en el diálogo- fue la necesidad de ampliar la transparencia de los criterios, procesos y decisiones de moderación de contenidos por las plataformas, realizados tanto por humanos como por algoritmos.

El informe destaca, a su vez, que “hay un razonable acuerdo sobre la idea de que haya regulación sobre los procesos de moderación (‘regulación de procesos’), lo que podría incluir, además de los temas de transparencia, definiciones sobre rendición de cuentas, posibilidades de apelación y garantías de debido proceso para los usuarios”. Además, se agrega que estas definiciones podrían quedar plasmadas en leyes, acuerdos y códigos de conducta.

El documento de relatoría señala que a pesar de los consensos en torno a exigencias de transparencia, rendición de cuentas y derecho a apelación y garantías de debido proceso, “no es suficiente aún para acordar cómo debe ser esa regulación”.

Puntos para seguir dialogando

El proceso de diálogo de múltiples partes interesadas realizado en México por la oficina local de UNESCO y OBSERVACOM evidenció algunos puntos para retomar en próximas etapas. Entre ellos se menciona el debate sobre cómo evaluar la adecuación de criterios de las empresas a los estándares de derechos humanos, quién debe liderar este proceso y si debe haber una definición legal que guíe los términos de servicio de las plataformas. Asimismo, se retomará la exploración sobre mecanismos de evaluación de casos emblemáticos por parte de organismos especializados en derechos humanos y del Estado, entre otros aspectos.

Por otra parte, si bien la no responsabilidad de intermediarios por contenidos de terceros tuvo amplia aceptación, no hubo consenso sobre los límites de la libertad para la moderación de contenidos por decisión propia de las plataformas, especialmente cuando las decisiones van contra los derechos humanos.

En relación a la autoridad de aplicación, hay consenso sobre la garantía de independencia del regulador pero existen dudas sobre si es el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) el más idóneo para regular el proceso de moderación de redes sociales.

Próximos pasos

Una de las propuestas que tuvo amplio consenso sobre las estrategias de seguimiento que es organismos multilaterales como la CIDH y UNESCO impulsen procesos de debate en la región con la participación de múltiples partes interesadas. El objetivo sería buscar acuerdos sobre buenas prácticas para ser adoptados, en caso de llegar a un consenso.

El documento completo de relatoría del seminario “Moderación de contenidos y protección de la libertad de expresión en redes sociales”, se puede consultar acá.

ENLACES RELACIONADOS:

Senador oficialista presentó anteproyecto de ley para regular a las redes sociales en México. ¿Qué propone?

Sociedad civil de México preocupada por anteproyecto de ley regulación de redes sociales del Senador Monreal: amenaza para la libertad de expresión

Amplio consenso en México: regulaciones sobre Internet requieren un debate con la participación de múltiples actores

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)