Observacom
Actualidad - Brasil

Ministerio de Comunicaciones presenta alternativas para reformar la regulación de TV paga en Brasil

Transformaciones en la estructura societaria, reglas must carry, tributación, cuotas, fomento y unificación del organismo regulador son algunos de los aspectos que aborda la consulta pública que abrió hasta el 24 de agosto el Ministerio de Comunicaciones para reformar la Ley de Servicios de Acceso Condicionado (SeAC), que regula los servicios de TV paga en el país.

El documento contiene una serie de propuestas elaboradas por el Grupo de Trabajo (GT) de SeAC, creado el año pasado en la órbita del Ministerio de Comunicaciones.

Sobre las obligaciones de transporte de canales (must carry), el documento plantea dos alternativas: mantenerlo o extinguir la obligación. “Durante las reuniones con actores del sector…no se presentaron cifras, escenarios u otros detalles económicos para sustentar principalmente los escenarios de mantenimiento y revocación de las obligaciones de transporte de señales, de manera que sería necesario, para formatearlos con la precisión deseada, realizar un estudio más profundo, que contenga un análisis completo de cada una de las propuestas”, dice el informe del GT SeAC.

En cuanto al organismo regulador, “las alternativas analizadas aportan re-evaluaciones sobre el escenario de división de competencias entre Ancine (Agencia Nacional de CineI y Anatel (Agencia Nacional de Telecomunicaciones)”, dice el documento.

Se retoman la argumentación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre la necesidad de contar con un organismo unificado para responder mejor a los desafíos la convergencia. No obstante, las alternativas presentadas son mantener la situación actual (distintos organismos para TV paga y para telecomunicaciones); trasladar todas las funciones que actualmente tiene ANCINE para ANATEL y dejar a aquella como organismo para el estímulo audiovisual; o dejar que ANCINE sea el regulador de contenidos.

Sobre la primera alternativa -mantener la situación actual-, el GT SeAC plantea que “la principal desventaja de esta opción es que se mantienen los problemas indicados (división de agencias) y ausencia de claridad en relación a la regulación de video bajo demanda”.

En cuanto a la segunda opción -trasladar todas las competencias a ANATEL-, el documento explica que “la principal ventaja de esta alternativa regulatoria es la sencillez. ANATEL regularía toda la cadena audiovisual, permitiendo el uso de todos los mecanismos regulatorios a su disposición para compensar cualquier efecto de sus decisiones en otras partes de la cadena”. Por el contrario, la desventaja sería que “ANATEL se vería obligada a expandir su cultura institucional relacionada con la regulación de contenidos”.

Respecto de la tercera opción, el informe indica que “la idea es que ANCINE asumiera toda la regulación de los contenidos audiovisuales, dejando que ANATEL regule los aspectos relacionados con la distribución de contenidos, incluso en relación a la regulación del video bajo demanda, lo que permitiría el establecimiento de medidas regulatorias simétricas para el audiovisual, cualquiera que sea el mecanismo de distribución, especialmente en un escenario de red convergente”. Sin embargo, el documento explica que no hay aún sugerencias sobre las obligaciones específicas que habría en la capa de contenido.

Otro de los temas que aborda la consulta pública es el de la estructura societaria. Allí el documento sostiene que hay que promover la igualdad regulatoria para incrementar la competencia. Aquí entran en juego aspectos como las reglas de propiedad cruzada (la ley actual establece topes de participación de empresas de telecomunicaciones en empresas audiovisuales y viceversa) e integración vertical en el mercado de TV paga.

El GT propone cinco alternativas: mantener las restricciones actuales; revocarlas de la Ley SeAC; revocarlas y establecer criterios en la ley de competencia; revocar restricciones y establecer criterios y procedimientos para la composición de conflictos en el mercado audiovisual; o reformular las restricciones de estructura societaria de la Ley SeAC.

El documento también discute si debería existir o no una Ley de TV paga. El GT sostiene que la convergencia digital justifica un régimen de licencia única de telecomunicaciones, como recomienda OCDE, aunque destaca que la Ley SeAC regula otros aspectos, como producción y programación, que no necesariamente tienen que ver con las telecomunicaciones.  En este sentido, las propuestas de regulación son: mantener la definición de SeAC tal como está prevista en la legislación vigente; reformular la Ley SeAC para que regule la comunicación social de acceso condicionado; y revisar el encuadramiento regulatorio de la comunicación audiovisual en la Ley de SeAC.

En materia de cuotas de contenido nacional e independiente en la TV paga, el documento reconoce una serie de desafíos del escenario actual: el crecimiento de sistemas no lineales de consumo audiovisual; que la política de cuotas parte del principio de escasez que va perdiendo relevancia con los servicios OTT; la percepción de que las plataformas OTT ofrecen una cantidad mayor de contenido nacional que la exigida por las cuotas, entre otros aspectos.

En consecuencia, las alternativas propuestas para la reforma regulatoria son: mantener el criterio de cuotas hasta 2021 y luego abandonarla; prorrogar el período de vigencia de las cuotas, manteniendo las reglas actuales o bien prorrogarlo pero con ajustes en las reglas actuales; o establecer una política de cuotas para modelos no lineales prestando atención a la oferta.

El documento de consulta pública también pone sobre la mesa la “simplificación tributaria”, recogiendo las recomendaciones de OCDE sobre la necesidad de armonización, simplificación y reducción de los tributos. Entre las alternativas propuestas se indica la unificación de tributos sectoriales; modificar el esquema de cálculo de CONDECINE-Título para que sea en base a la facturación de las empresas que ofrecen contenidos audiovisuales; aplicar este impuesto a la prestación de servicios VoD, entre otros.

En cuanto a los fondos de fomento, las alternativas planteadas son continuar poniendo el foco en el fomento directo a la producción audiovisual de canal brasileño de espacio calificado (refiere a canal programado por programadores brasileños que emita en horario central contenidos nacionales, de los cuales la mitad debe ser además independiente). Otra opción es ampliar los instrumentos de fomento indirecto; entre otras.

ENLACES RELACIONADOS:

Cámara de Diputados en Brasil aprobó reducción de aportes al fondo audiovisual para servicios VoD

¿Cómo seguirá el debate parlamentario en 2021 para modificar a la Ley de TV paga y regular a los servicios OTT audiovisuales en Brasil?

ANCINE aprueba agenda regulatoria 2021-2022 con foco en revisión de las reglas de TV paga de Brasil

... (en este espacio hay varias líneas de código de programación personalizado)